Algunos destinos rurales en Europa

No sólo España es todo un paraíso para el turismo rural: el Viejo Continente al que pertenecemos y que tiene muchos siglos de historia no se queda atrás, y en ocasiones estos destinos están muy poco apreciado en comparación con otros que tienen más fama, más actividad económica o más ofertas de ocio convencional. Antes de seguir explorando nuestro país, que tiene una oferta muy completa en este tipo de turismo para ocupar bastantes años de la vida de una persona, echemos un vistazo también a lo que nos ofrece otros países de Europa:

  • Valle de Aosta (Italia): Ubicado entre Francia y Suiza, el Valle de Aosta es un lugar donde se pueden encontrar los picos más altos de los Alpes, y también el más alto de Europa, el Mont Blanc. Aosta, la capital de la región, es una ciudad esencialmente romana con signos visibles de la época, como castillos, iglesias y murallas. Los turistas pueden disfrutar de un entorno mágico en las laderas, senderos y rutas del vino, así como de la auténtica cocina italiana. 
  • Maramures (Rumanía): En esta una región geográfica, histórica y etnocultural en el norte de Rumanía se puede ver una gran cantidad de iglesias de madera, incluyendo la más alta y la más antigua, 8 de las cuales pertenecen al patrimonio de la UNESCO . Este centro de cultura y civilización es el lugar donde las tradiciones, el atuendo popular y el arte se mantienen como en ningún otro lugar de Rumanía, una región que ha preservado la historia y las costumbres relacionadas con el trabajo, la vida y las celebraciones. 
  • Marvao (Portugal): Este tranquilo pueblo amurallado de casas blancas y calles empedradas se encuentra en la cima más alta de la sierra de São Mamede. Puedes caminar a través de alcornoques y olivos, montar a caballo a través de las colinas y caminar por los antiguos caminos empedrados hacia las ruinas romanas de Ammaia, donde se puede encontrar una reconstrucción en 3D de la ciudad del siglo I.
  • Zlatilor (Serbia): Esta región montañosa situada en el oeste de Serbia está llena de recursos para un estilo de vida saludable, el esquí y el senderismo. Junto con el aire puro y el clima alpino, Zlatibor ofrece piscinas abiertas y otras instalaciones deportivas, mientras que puedes alojarte en numerosos albergues, villas y cabañas, o quizás en pueblos étnicos cercanos.
  • Wielkopolska (Polonia): La Gran Polonia es una región histórica del oeste de Polonia, repleta de casas de campo donde los turistas pueden probar productos orgánicos, leche natural, queso y mantequilla caseros y pan horneado con hojas de bardana. Muchas granjas están rodeadas de jardines zoológicos en miniatura, dondelos turistas pueden disfrutar de paseos a caballo o pescar en estanques, lagos y ríos, alimentar aves de corral o ordeñar vacas, y realizar talleres en apicultura.

Hacer turismo rural en España

España es mucho más que un simple destino de sol y playa, y algunos de sus lugares más bellos permanecen desconocidos por el turismo comercial. El turismo rural (que es similar al ecoturismo) es una excelente alternativa al turismo clásico en España: permite a los visitantes entrar en contacto más cercano con la gran diversidad geográfica y cultural del país.

El norte de España ofrece algunos de los mejores entornos naturales para el turismo rural. La mayoría de los visitantes de esta parte del país vienen a experimentar la belleza de su geografía y su deliciosa y variada gastronomía. Asturias y Galicia son algunos de los destinos más populares del norte para el turismo rural.

Este tipo de turismo se puede experimentar prácticamente en cualquier lugar de España. Generalmente se realiza en pueblos pequeños, con alojamiento en edificios históricos o de construcción tradicional, pero es cierto que es principalmente una actividad nacional. La mayoría de los turistas extranjeros se sienten atraídos por los populares destinos de playa del sur.

La creciente popularidad de esta forma de turismo a nivel nacional ha llevado a una mayor comercialización y a una cartera en rápido crecimiento de alojamientos rurales en oferta en todo el país. Se comercializa principalmente a través de Internet, con una serie de portales especializados que permiten al usuario buscar instalaciones rurales según criterios como la calidad, la ubicación y otras características.

Para el turismo rural existen varios tipos de instalaciones:

  • Casa rural: Es un edificio único que ofrece habitaciones separadas, con áreas comunes para baños, salas de estar y cocina.
  • Alojamiento rural: Similar a un apartamento vacacional, pero con características distintivas de las zonas rurales (construcción, decoraciones…).
  • Hotel rural: Los hoteles rurales son más grandes que otras instalaciones turísticas rurales y generalmente no ofrecen más de diez habitaciones. Los servicios incluyen limpieza diaria de habitaciones, instalaciones de restaurantes y salas de reuniones.
  • Centro de turismo rural: Generalmente consiste en un pequeño complejo donde se agrupan el alojamiento (a menudo de varios tipos), las instalaciones de comedor y otras instalaciones. Las actividades en la naturaleza se organizan bajo la supervisión de guías profesionales, con materiales disponibles en el sitio.

Las actividades asociadas con el turismo rural generalmente giran en torno al patrimonio natural, histórico y cultural de la región:

  • Conocer los pueblos tradicionales a través de sus costumbres, fiestas y comidas tradicionales.
  • Explorando senderos naturales (“rutas rurales”). España tiene muchos senderos oficiales mantenidos por el gobierno para personas de todas las edades y niveles de habilidad.
  • Visitar sitios de importancia histórica. Además de la herencia medieval del país, España tiene una vasta riqueza de antiguos monumentos romanos y árabes-islámicos.
  • Experimentar la rica y variada flora y fauna de España.
  • Practicar deportes extremos como el parapente y la escalada.
  • Actividades espirituales y de relajación en instalaciones rurales especializadas.