Grabando cine fuera de las ciudades

Aunque durante unos años la cinematografía se sintió más seguro con decorados dentro de cuatro paredes, donde todo pudiera ser controlado al mínimo detalle, hubo un momento en que se pensó que las tomas al aire libre eran mucho mejores, dónde va a parar. De hecho, los premios a los exteriores y a la fotografía empezaron a surgir, y entonces empezó a tenerse en cuenta los espacios naturales para añadir un plus más a la historia que se contaba en cada film; y el cine español no fue una excepción ni mucho menos.

Todo esto viene a cuento porque, realmente, no acabamos de apreciar en su justa medida los hermosos paisajes naturales que tenemos en España. Siempre influenciados y maravillados por aquello que nos venía del extranjero, sabemos apreciar lugares como las montañas escocesas, los fiordos noruegos, los bosques alemanes o el Gran Cañón del Colorado… y sin embargo, los llanos manchegos nos parecen secarrales y los Pirineos un lugar agreste imposible de sortear. Hemos aprendido que nuestra riqueza geográfica es grande, y hemos sabido exportarla al extranjero, donde hasta los japoneses vienen a ver nuestros campos de girasoles… pero no acabamos de cogerle el punto de apreciarlos de igual manera nosotros mismos.

Ah, pero parece que hay una vertiente del cine que sí que se está dando cuenta de cuánto puede añadir a un guión unas escenas rodadas al aire libre, y esa es sin duda el porno. Bueno, yo reconozco que no es que haya que hacer mucho esfuerzo para que este tipo de escenas llamen la atención; ver porno culonas desnudas y con las tetas al viento, mientras se lían con el maromo de turno, con varios de ellos, o directamente entre ellas mismas, la verdad, llamaría la atención en un medio rural, o en lo alto de un rascacielos, por poner un ejemplo. Bien, los actores en bolas y practicando sexo gratis ya es bastante atracción, pero para los puristas no hay  duda de que un ambiente bucólico añade novedad y cierto aire artístico al asunto, ¿no crees?

En la vida real, parece que no somos muy aficionados a tener sexo en la naturaleza, ¿tú qué crees? Bueno, para empezar cada vez es más difícil encontrar algún tipo de privacidad al aire libre, ya que todos los espacios naturales están protegidos, son de utilidad pública o directamente te prohíben hacer tantas cosas en ellos, que follar es lo último que se te pasa por la cabeza. Y también, ¿por qué no admitirlo?, nos hemos vuelto bastante cómodos, aparte de otro asunto bastante espinoso que suele suceder a la especie humana en los últimos tiempos: ¿te has dado cuenta de cuántas alergias podemos padecer en cuanto salimos de casa? No sólo al polvo, a los ácaros o al polen; ahora cualquier árbol, hierba o insecto puede ponerte en un estado de incomodidad total con su contacto o su picadura, y eso si tienes suerte y no pasa algo más grave. Con el tiempo, me temo que la especie humana ni siquiera será capaz de salir de casa…

 

Comprendiendo el medio rural

No creas que esto es un inciso publicitario, y que en un blog de viajes y turismo rural no pega para nada hablar de temas sociales ni de los entresijos de la vida en este medio. Si eres uno de esos viajeros que van a lugares arrollando e intentando pasar por delante de todo sólo yendo a tu propio disfrute y placer, se entenderá; pero si tienes un poco más de conciencia como visitante que esos guiris que llegan a Ibiza en pleno verano cual si fueran una plaga de Egipto, puede que te interese seguir leyendo si tus próximas vacaciones las quieres hacer en un lugar cercano a la naturaleza.

Porque sí, amigos, el turismo responsable es muy necesario, y también en al ámbito rural. Así, igual que es interesante y bastante útil conocer ciertas peculiaridades de los lugares a los que viajamos en el extranjero, como el idioma o la moneda, e incluso aquí en el país patrio referente a las diferentes comunidades y sus costumbres, también es bueno conocer las diferencias que puede haber entre la vida de la ciudad y las que existen en el mundo rural. Si piensas que es de atraso eso de pensar en que hay diferencias culturales en pleno siglo XXI, puedo decirte con conocimiento de causa y con pruebas en la mano que existen, y que conocerlas si no estás familiarizado con ellas es importante.

Lo mejor de estas pruebas en forma de estudios sociológicos es que se han hecho entre la población de jóvenes, o sea, las nuevas generaciones; y los resultados dejan ver que en ciertos aspectos, la juventud del medio rural no piensa como la del medio urbano, sea por las razones que sean. Teniendo en cuenta que en principio la educación oficial es algo establecido a nivel estatal, no debería ser ese el quid de la cuestión para esta diferencia de opiniones; así que quizá deberíamos pensar, ciertamente, en razones culturales o sociológicas. Así que, como vemos, el punto está ahí.

Una de las zonas con más turismo rural, y que mayor población de habitantes tiene viviendo en zonas de este ámbito, es Extremadura, comunidad en la que ha salido el estudio más reciente. Y allí, preguntando a su población más joven, se han dado muestras de cómo puede haber diferencias abismales en ciertos temas, como por ejemplo el sexo en el medio rural. Puede parecer cliché, pero en zonas rurales los jóvenes no viven su sexualidad de la misma forma que los jóvenes de una ciudad mediana, no digamos ya de una gran urbe como Madrid, Barcelona o Valencia. Las relaciones amorosas, sexuales, la vida en pareja y la decisión de tener hijos no llegan a estos chicos y chicas jóvenes de la misma manera, ni piensan de la misma forma sobre ellas.

Desde luego, de una forma menos rigurosa, pero también relacionado con el sexo y la sexualidad, teníamos ante nosotros una pequeña señal de que esto era así: y es que Extremadura es la comunidad autónoma donde se produce menos consumo de porno gratis. Ojo, menos consumo en general, porque parece ser que la población joven extremeña, y en un porcentaje muy alto las jovencitas entre ellos, lo consumen bastante, aunque se ven coartados por la baja eficacia de las tecnologías, dígase acceso a internet por wifi o tráfico de datos. Un gran consumo de pornografía online significa por lo general que la gente se queda en casa y a solas, en vez de salir y buscar pareja para vivir su sexualidad. Sí, parece un indicador rancio y con poca fiabilidad a priori, basado en prejuicios del siglo pasado; pero resulta que suele coincidir con otros más modernos y eficaces, así que…

Por lo tanto, ahí un consejo: si tenéis pensado ir de vacaciones, o pasar un tiempo de ocio en un medio rural, ya sea hotel, hostal o simplemente pasando unos días en casa de familiares, no estaría mal tener un poco de información sobre las diferencias que podrías encontrar en vuestros modos de vida.